lunes, 10 de diciembre de 2007

Recetas desde Alemania





Hola, hoy voy a daros unas recetas búlgaras, pero que han llegado a mi desde Alemania. Me las ha mandado mi hijo Ignacio, que está de Erasmus en Munich y se está haciendo amigos de todas partes.



Unos de sus amigos y compañeros de casa son una pareja de Bulgaria y con ellos intercambian comidas de sus respectivos países.

Hace poco Crhistina hizo una musaka y dijo Ignacio que estaba buenísima. Le he pedido la receta para mi blog y aquí está.


Dos recetas búlgaras: el Tarator y la Musaka


La musaka lleva bastante trabajo, pero merece la pena, y el tarator se hace rapidísimo y equivaldría al gazpacho búlgaro, o sea, lo que beben mucho en verano porque es fresquito. Ambos los he probado (Ignacio) y fehacientemente están muy buenos (Christina los hace muy ricos).
Esta es la traducción literal con comentarios y notas tal cual me lo ha contado Christina en alemán.

Para la musaka se requieren unas hierbas búlgaras (una especie de tomillo que se llama Chubritza, que se puede sustituir por tomillo normal y corriente.


MUSAKA BÚLGARA (MYCAKA)
Ingredientes:
Aceite (girasol – oliva, al gusto. Receta original: girasol porque en Bulgaria no utilizan tanto aceite de oliva como en España).
Sal, pimienta, pimentón, Chubritza (ЧУБРИЦА), especias búlgaras, podéis sustituir por tomillo si no encontráis en ningún supermercado, ya que la chubritza es una especie de tomillo). Comino opcional.


½ kg de carne picada (mezcla de cerdo y ternera o sólo cerdo, al gusto)
1 ½ kg de patatas
2 cebollas pequeñas o una grande
100 – 150 g. tomate triturado (un cuenquito)
½ l. de leche
2 huevos
2 cucharadas de harina
Yogurt natural (opcional como acompañamiento)


Preparación:
Poner un fondo de aceite en una cazuela grande, picar las dos cebollas y ponerlas a sofreír. Antes de que estén doradas añadir la carne picada, removiendo bien y separando los trozos de carne picada para que queden sueltos (por ejemplo como para la salsa boloñesa). Salar y pimentar al gusto. Si se quiere, echar aquí el comino además de la pimienta, si no, da igual.
Cuando esté la carne a mitad hacer, echar las patatas peladas y cortadas a dados más o menos de 1 cm, que cubra lo anterior como en una capa de dos dedos o un poco menos de espesor. Cuando las patatas se estén empezando a dorar, echar dos cucharadas de pimentón (a ras las cucharadas). El pimentón puede ser picante o dulce, al gusto. Revolver un par de veces y rápidamente (si no se quema el pimentón) echar el tomate triturado. Echar ahora una pizca (un gramo más o menos) de chubritza (o tomillo) y salar si es necesario.
Cuando todo esto ya esté hecho (poco tiempo más), ponerlo en una fuente y rellenar con agua los huecos entre los trozos de carne y patata (no tiene que nadar la comida en agua, sólo echar para que se rellenen los huecos). Esto hará que las patatas se cuezan en el horno un poco. Meter la fuente al horno a 180 ºC durante unos 50 minutos y preparar mientras la siguiente mezcla:
½ litro de leche (o yogurt si se quiere, pero mejor leche), los dos huevos, un poquito de sal y pimienta y las dos cucharadas de harina en un bol y revolver bien bien para que no quede ningún tropezón de harina.
Cuando lo del horno esté listo, añadir por encima la mezcla preparada en un bol aparte y volver a meter al horno durante otros 10 ó 15 minutos hasta que la superficie esté dorada y lista para comer.
Recomendación: Acompañar con yogurt natural al gusto, echado tal cual por encima de la musaka, como si fuera alioli para la fideuá, le da un sabor muy bueno.
Otra recomendación: Tomar como plato único, ya que llena mucho, pero como aperitivo o como bebida durante la comida, tomar tarator (ТАРАТОР) búlgaro.



TARATOR BÚLGARO (TAPATOP)
Ingredientes:
1 pepino
½ kg de yogurt
½ litro de agua (más o menos al gusto de espesor)
Aceite, sal y dos dientes de ajo (si se quiere)




Preparación:
Pelar el pepino y picarlo fino, echarlo en un bol con la sal, y una cucharada de aceite.
En una botella de plástico (de agua por ejemplo) echar el medio kilo de yogurt y otro medio de agua (medirla con el mismo vaso del yogurt para rebañar los restos) y agitar enérgicamente para que no quede ningún grumo, si no se estropea.
Añadir el yogurt aguado al bol con el pepino, aceite y sal y el ajo (picadísimo para que no queden trocitos, como si fuera en polvo) y revolver. Guardarlo en la nevera antes de comer para que esté frío.

Y he encontrado una novela y una peli búlgaras:
La novela es Cuentos y novelas, de Yordan Yovkov
La película es El Ladrón de melocotones, (Valo Radev, 1964)


4 comentarios:

Ignacio dijo...

Hola!!!! Doy fe de que las dos recetas están muy buenas y merecen la pena, como ya pone en el email. Además de estos dos platos búlgaros, también he probado muchos otros del estilo de caldos, potajes, pollo, sopas... A la búlgara de mi casa le salen todos muy buenos, pero estos dos me llamaron más la atención y son como más típicos. Espero que si algún valiente se atreve con ellos le salgan tan bien como a Christina (la búlgara de la receta). Liebe Grüßen,

Ignacio

Ignacio dijo...

Hola otra vez!!!! No tiene que ver con este tema, pero es que Christina me ha preguntado que si sabes hacer salsa carbonara, que les encanta. Le he dicho que creo que no sabes, pero no estoy seguro. ¿Alguien sabe? Podrías poner la receta en el blog... Liebe Grüßen,

Ignacio

margev dijo...

al tarator le falto añadirle eneldo que es lo que le da ese sabor tan peculiar

o_z dijo...

Me an gustado las 2 cocinitas, sobre todo la segunda tiene muy buena pinta!